topmenu

3 errores de los ingenieros con su dinero


Este vídeo es un homenaje a todos los amigos y colegas que hemos estudiado ingeniería, y que nos hemos dejado la piel haciendo ecuaciones diferenciales. ¡Para que nadie nos time con nuestro dinero!

Tiene un guiño especial para los alumnos de la ETSII y los empleados de Técnicas Reunidas. ¡Espero que os guste!

 
0

Gestiona radio: entrevista sobre cómo ahorrar en 2016

El pasado 7 de enero tuve la suerte de poder participar en el programa Pulso Empresarial de Gestiona Radio para hablar de ahorro. La pregunta era muy clara pero también difícil de responder: ¿Cómo ahorrar en 2016?

Lo que suele ocurrir al plantear esta cuestión es que la mayoría de personas piensan que ahorrar es usar trucos para gastar menos cuando la diferencia entre las personas que más y menos ahorran no tiene que ver con los trucos de la abuela. Hay una cosa que quienes ahorran más hacen y el resto no: preahorran, es decir, no ahorran a final de mes. Preahorrar consiste en separar a principio de mes un dinero según entra en la cuenta corriente y hacerlo de forma automática.

ahorrar en 2016Lo que típicamente hemos visto la mayoría es lo contrario, gastar durante el mes y ahorrar sólo lo que sobra. Hay que hacerlo al revés, preahorrar o, como también suele decirse, pagarte primero a ti mismo. Cuando la gente piensa en preahorrar la primera pregunta suele ser cuánto dinero deben separar. En Preahorro.com tienes un calculador que te permitirá saber cuánto debes preahorrar y también cuánta libertad financiera conseguirás en función de ese dinero.

Como poco se recomienda preahorrar un 10% de los ingresos, aunque lo mejor es que te compares con las personas que tiene tu edad y unos ingresos parecidos a los tuyos para saber cuánto preahorran quienes lo están haciendo mejor.

Amplía información sobre cómo funciona el preahorro

Es fácil que de entrada te parezca un porcentaje elevado, pero no te preocupes. En la entrevista también puedes encontrar algunas fórmulas que te ayudarán a ajustar tu presupuesto para gastar menos para poder preahorrar más.

  • Repasa cuánto pagas por tus seguros y cuándo te vence cada póliza. Con la nueva normativa solo tienes que avisar con un mes de antelación para cancelar el seguro salvo que sea de vida, donde se mantiene los dos meses de preaviso. El ahorro puede ser de más de 500 euros al año.
  • No comas de menú. Si llevas tu propia comida podrás ahorrar en torno a 700 euros al año y además te ayudará a rebajar los excesos navideños porque serás tú quien ponga el menú.
  • Busca el supermercado más barato. Ahorrarás 823 euros al año según la OCU sólo con cambiar de súper.
  • Establece tu presupuesto de ocio y no salgas de él pase lo que pase. Esta es la mejor forma para no gastar de más en este apartado y aprender a gestionar mejor qué haces con tu dinero y que planes son realmente importantes para ti.
  • Pospón cualquier decisión de compra superior a 100 euros por lo menos 10 días. Te da tiempo a pensarlo y buscar otras alternativas más económicas o diferentes, como por ejemplo la compra de segunda mano.
  • Piensa ahora en tus vacaciones y busca ya ofertas. El truco para ahorrar en las vacaciones está en comprar muy pronto o hacerlo muy tarde. Dependiendo del destino, desde ahora hasta abril y mayo se pueden ver descuentos de hasta un 20% para los tours por el Mediterráneo, por ejemplo. En el caso de los vuelos transoceánicos y de larga duración, el punto más barato para contratar es con 21 semanas de antelación. El ahorro medio es del 14% según el buscador Skyscanner
  • Si tienes hipoteca, amortiza anticipadamente. Amortizar anticipadamente 5.000 euros en una hipoteca de 150.000 euros a 20 años supone ahorrarse 3.741 en intereses y acortar ocho meses el plazo para devolver el préstamo.

Estos consejos te ayudarán a aumentar la cantidad que ya tenías pensado preahorrar para poder estar entre los mejores.

 
0

Gestiona radio: entrevista para el día mundial del ahorrador

El 31 de octubre, día mundial del ahorro, me entrevistaron en Gestiona Radio. Me encantó una de las preguntas: ¿qué errores cometemos típicamente los españoles al ahorrar?

Estos son los tres errores típicos del español al ahorrar:

Error 1: Ahorrar al final de mes

Gestiona RadioUn 83% de las personas querrían ahorrar más cada año pero no lo consiguen y la razón es muy simple, están cometiendo el error más extendido: dejar el ahorro para lo último, ahorrar a final de mes. Es muy típico ir gastando el sueldo cada mes y uno o dos días antes del día 30 ver el saldo que queda en la cuenta y ahorrar esa cantidad. El problema es que la mayoría de veces sobra entre poco y muy poco porque, queramos o no, terminamos gastando lo que tenemos. El ser humano está programado para buscar la recompensa inmediata y en la sociedad actual ésta pasa por gastar y consumir.

Hay demasiadas tentaciones como para no caer en alguna de las trampas que salen a nuestro paso cada mes, demasiadas opciones como para fiarlo todo a tu fuerza de voluntad. ¿La solución? Es más sencilla de lo que crees y tiene un nombre: preahorrar.

Preahorrar consiste en pedirle a tu banco que todos los primeros de mes separe una parte de tu sueldo y la ponga automáticamente en una cuenta de ahorro. Se trata de evitar que el dinero llegue a nuestro bolsillo, porque una vez que esté ahí… ¡sabemos que será muy difícil no gastarlo!

Aquí puedes ver más detalles sobre el preahorro.

Error 2: Confundir ahorrar con cazar gangas

Encontrar una oferta nos hace sentir bien, creernos más listos que la media y además pensar que estamos gestionando bien nuestro dinero, que somos buenos ahorradores. Nada más lejos de la realidad. En todo caso podremos ser buenos gastadores, pero no ahorradores porque a fin de cuentas lo que estamos haciendo es incurrir en un gasto.

La trampa de las gangas, da igual que se trate de un cupón de descuento o un 3×2, es que nos empujan a consumir, a seguir gastando, pero no nos ayudan a gestionar bien nuestro dinero. De hecho, no tienen nada que ver con la gestión financiera.

Error 3: Ahorrar sólo para el corto plazo

Pocas personas empiezan a ahorrar para pagar su casa sin hipoteca -ahorro a largo plazo- o para tener más libertad financiera. Por el contrario, es fácil que ahorren para irse vacaciones, para comprarse la consola que quieren, cenar en un restaurante exclusivo, tener el nuevo iPhone y, en general, para cualquier cosa que se pueda conseguir en un corto espacio de tiempo de no más de tres o cuatro meses.

Actuamos de este modo porque la recompensa suele estar cerca y así es fácil mantener el pulso ahorrador y la tensión que muchas personas necesitan para continuar con este esfuerzo. Pero al igual que ocurre con las dietas, con el ahorro lo que cuenta también son los hábitos, porque es una carrera de fondo. Si no se sostienen las buenas prácticas financieras es fácil volver a gastar de más. Precisamente por eso funciona tan bien preahorrar.

Además, si sólo ahorras a corto plazo te estás perdiendo la fuerza del interés compuesto, que es lo que de verdad hará crecer tu dinero. Para que el interés compuesto opere su magia necesita tiempo, cuanto más mejor.

 
0

Emprender con un buen colchón financiero

Durante mi experiencia profesional en España, Francia y Estados Unidos, he conocido a dos tipos de emprendedores: los que repiten y los que no.

LOS QUE REPITEN

Algunos tienen éxito la primera vez que se lanzan. Pero son la minoría. La mayoría acierta la segunda, la tercera o la quinta. Como mi amigo Josh Schanker, fundador de Bookbub, la mayor tienda mundial de ebook gratuitos, que montó tres empresas antes de encontrar una que tuviera tirón de verdad.

Todos ellos tienen una cosa en común: antes de lanzarse, construyeron una buena red de seguridad, un buen colchón financiero.

Esta red de seguridad es fundamental, porque lo más normal cuando montas una empresa es que no funcione el primer modelo de negocio que creas. Tener un buen colchón te da tiempo para aprender, experimentar y encontrar el buen camino.

Y en el caso de que la primera empresa no te funcione, te permite repetir pasado un tiempo.

Mi amiga Cristina, por ejemplo, estuvo ahorrando durante dos años antes de lanzarse. Cuando acumuló el capital que se había marcado, dejó su puesto de directiva en una empresa industrial y puso en marcha un proyecto que la apasionaba desde que era pequeña, un hotel boutique. Un año después los resultados no la acompañaron, y decidió volver a la industria. En dos meses tenía un trabajo de directiva con un sueldo superior al que tenía antes.

En ese año había cumplido su sueño de montar una empresa, había creado una red de contactos nueva y encima había mejorado su situación profesional. Así que dentro de un tiempo, cuando encuentre otro proyecto que la apasione, repetirá.

Además de darte la oportunidad de refinar el modelo y repetir, tener un buen colchón financiero te da una gran tranquilidad como emprendedor. Te permite enfocarte en la parte más difícil de montar un negocio, encontrar clientes, en vez de sufrir por no llegar a fin de mes.

Por último, otra de las grandes ventajas de emprender teniendo un buen colchón financiero es que te facilita mucho la búsqueda de financiación, en caso de necesitarla. Los bancos son famosos por “ofrecerte un paraguas cuando no lo necesitas y quitártelo cuando empieza a llover”. Cuando empiezas tu negocio con un capital propio y una buena situación financiera es muy fácil que los bancos o los inversores privados quieran dejarte dinero o invertir en tu negocio. Además te coloca en una posición muy buena para negociar condiciones.

LOS QUE NO REPITEN

Conozco otro tipo de emprendedores que no repite. Son personas que se meten en enormes deudas con bancos o inversores antes de empezar. Algunos tienen éxito, pero la mayoría no. Y pasan el resto de su vida pagando este fracaso.

Guía_errores_ppla

Mi amiga Esther, por ejemplo, contrajo un crédito muy importante (ella y su madre) para poder montar un negocio de cuidado de personas mayores. El negocio no fue bien y cuando empezó a faltar en sus pagos con los bancos, la situación se tornó en dramática. Su madre perdió su segunda residencia. Esther perdió su casa y tiene una deuda con los bancos para los próximos 27 años. Ha sufrido varias crisis de ansiedad y ha jurado que nunca repetirá como emprendedora. Es una pena porque es una persona de enorme talento.

EL PASO CLAVE ANTES DE EMPRENDER

Si quieres asegurarte que tu experiencia emprendedora sea un éxito hay un paso clave que debes realizar antes de lanzarte: construir un buen colchón financiero.

Si no sabes cómo empezar, este ebook te ayudará a saber cómo tener más libertad financiera. Y si de verdad te planteas montar un negocio, no te puedes perder este programa gratuito.

Una vez montes tu negocio, te aconsejo leer este post resumen de la metodología lean startup.

 
0

El método de ahorro que permite alcanzar el nirvana financiero

Hace un par de semanas me llamaron del periódico ABC para hacerme una entrevista sobre finanzas personales y, más en concreto, el método del Preahorro. Quiero aprovechar para compartir con vosotros el resultado:

El método de ahorro que permite alcanzar el nirvana financiero

¿Sería capaz de rechazar una chuchería si le prometen que a cambio tendrá otra más dentro de unos minutos? Un test realizado en Estados Unidos a mediados de la década de 1960, el test del malvavisco (en referencia a las dulces nubes algodonosas) puso de manifiesto que solo unos pocos son capaces de renunciar a una tentación inmediata a cambio de la promesa de un jugoso beneficio futuro.

Hábitos como ahorrar, que exigen renunciar a un amplio abanico de bienes y servicios, suponen un reto titánico de contención. Por ello, la clave para tener éxito pasa, según los expertos, por quitar la golosina de la vista. En una palabra: preahorrar.

happy man and money rain

«En España nos han enseñado mal a ahorrar», afirma el experto Luis Pita, autor del libro de asesoramiento financiero «Ten peor coche que tu vecino». Pita asegura que transferir a principios de mes una parte de nuestro sueldo a otra cuenta, fondo de inversión o depósito, en lugar de tratar de recortar gastos para guardarnos a fin de mes la parte sobrante, es una forma mucho más sencilla de incrementar nuestro patrimonio y requiere psicológicamente mucho menos esfuerzo.

Ahorrar es la eterna asignatura pendiente de los españoles. Un tercio de la población española afirma que no tiene capacidad de ahorro al mes, según un reciente estudio del comparador financiero Rastreator, al tiempo el 51% de los españoles no consigue ahorrar ni 600 euros al año y únicamente un 29% consigue ahorrar más de 1.000 euros al año, según otro estudio de Bankia. Por ello, Pita considera que es urgente un cambio de hábitos que faciliten este hábito que, según su experiencia, tiene menos que ver con el nivel de renta del trabajador que con su capacidad para evitar gastos «superfluos».

«La ventaja de preahorrar es que no tienes que hacer el mismo esfuerzo de voluntad, porquese hace casi de forma automática a principio de mes», explica Pita, cuyo libro (disponible en PDF) está trufado de ejemplos reales de personas que consiguieron ahorrar siendo este método. «El dinero es muy fácil de gastar, y de hecho hay muchos gastos que hacemos simplemente porque tenemos el dinero en el bolsillo. Todos esos gastos superfluos nos los vamos quitando de forma natural cuando preahorramos».

Pita también considera importante el objetivo que queramos perseguir. «El objetivo de ahorrar es conseguir libertad financiera que nos permita perseguir nuestros sueños», asegura. «Tener un colchón económico nos da tiempo para estar con la familia, con los amigos, que en el fondo es lo más importante en la vida».

Depositphotos_13794817_l-2015

El autor, ingeniero de profesión, destaca que también te ofrece la posibilidad de prosperar a nivel laboral, no solo porque de seguridad para el caso de perder el empleo, sino porque permite aprovechar otras oportunidades que otras personas se ven obligadas a dejar pasar al carecer de recursos para aguantar hasta que puedan cumplirlas.

«A un conocido le ofrecieron la posibilidad de dirigir una empresa», cuenta Pita. «Era una buena oportunidad y le hubiera permitido ganar mucho dinero, pero tenía que asumir muchos riesgos. Tras dudar mucho finalmente no aceptó la oferta porque no tenía un buen colchón que le permitiera aguantar si la cosa se torcía».

El autor ha puesto en marcha una página web en la que difunde el libro, así como una calculadora financiera para que cada cual estime la cantidad que puede preahorrar y quiera comprobar la viabilidad del método. «La gente que preahorra, ahorra hasta diez veces más que el resto de personas de su misma edad y salario. El método funciona», asegura.

En Twitter: @UMezcua

Fuente: ABC

 
0

Taller en el Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid (Coiim): Libertad financiera para ingenieros

Taller Coiim 2El lunes pasado impartí el taller “Libertad financiera para ingenieros” en el Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid con una duración de una hora.

Me llevé tres sorpresas:

Primero, la gran cantidad de ingenieros que estaban interesados en el tema: además de los 50 ingenieros que asistieron al taller, he recibido más de 100 emails de otros colegiados del Coiim que no podían asistir al taller pero que me hicieron preguntas acerca de sus finanzas personales.

Encima, como el taller en Madrid fue un exitazo, me han empezado a llamar de las otras delegaciones regionales del Colegio de Ingenieros Industriales para organizar talleres en sus ciudades.

Segundo, el nivelazo de los asistentes al taller: la participación fue buenísima y las preguntas de los asistentes daban siempre en el clavo. ¡Así da gusto!

Y por último: queda mucho por hacer, esto solo es el primer paso. Al final del taller les pedí feedback a los asistentes, y esto es lo que me decía uno de ellos:

“Me gusta y me anima ver que objetivamente es bueno ahorrar, ayuda a vencer la presión social (no estoy solo). Respecto a los contenidos del taller, me gustaron, y me parecieron una introducción…¡quiero más!”

El taller tocaba sobre todo el tema de la libertad financiera, el preahorro, cuándo y cómo utilizar créditos e hipotecas, y hacía una breve introducción al tema de inversión. Los asistentes estaban muy interesados en el tema de inversión, y muchos de ellos se quedaron al final del taller para hacerme preguntas referidas a este punto. Este es un tema que ampliaré en los próximos talleres.

Importante: si te interesa realizar un taller como este en tu Colegio Profesional, Asociación de Antiguos Alumnos, empresa u organización, puedes ponerte en contacto conmigo aquí. Estos talleres los realizo de forma gratuita para ayudar a otras personas a gestionar bien sus finanzas personales y tener tanta libertad financiera como yo.

 
1

Entrevista a ingeniero con 17 años de libertad financiera

CoiimJavier es uno de los asistentes al taller “Libertad financiera para ingenieros” que impartí en el Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid. Puedo describirlo como un tío simpático, inteligente y que ha sabido gestionar muy bien sus finanzas personales desde joven.

Aquí tienes la entrevista que le realicé después del taller.

Javier, ¿qué edad tienes y cuánta libertad financiera?

Tengo 41 años y tengo unos 17 años de libertad financiera. 17 con mi vida actual en Madrid, pero susceptible de pasar a unos 25 con sólo mudarme a Granada, donde ya me compré una casa en un pueblo no turístico por lo mismo que algunos pagan por un garaje en Madrid. Decidí realizar esta inversión por si la situación económica empeoraba y me “veía obligado” a desplazarme a un lugar menos caro que la capital.

Hay muy pocas personas de tu edad con un colchón financiero tan grande. ¿Cómo la has conseguido? ¿Te ha tocado la lotería?

Ganando más que la media de mi profesión a costa de ser flexible en cambiar de trabajo o país si la oportunidad se presentaba; y gastando menos que mi vecino y mucho menos que mis “iguales” (ex compañeros de carrera, colegas del trabajo, etc.)

¿Qué beneficios tiene para ti tener tanta libertad financiera?

Cierta tranquilidad de poder orientar mi futuro con menos cortapisas que si tuviera “números rojos”; en el trabajo sin duda una mayor productividad (menor estrés) y mayor eficiencia (me permito descartar trabajos para concentrarme en los óptimos); y todo ello con el objetivo a medio plazo de tener una jornada laboral más razonable (1) y un objetivo a largo plazo de una jubilación anticipada en condiciones de salud que me permitan disfrutarla (2)

(1) de ingeniero expatriado llegué a estar en proyectos donde las jornadas, sin horas extra, eran de 6 días a la semana y 10 horas diarias, es decir, unas 2400 horas anuales; y ahora, como freelance, estoy en 1322,75 horas anuales, menos que las 1665h de media de los trabajadores a tiempo completo en España. Y sí, las tengo contabilizadas milimétricamente con www.tsheets.com/ porque parte de mi “éxito” se debe a que siempre intento maximizar el factor “ingresos netos / tiempo gastado”

(2) Mi carrera profesional “seria” empezó cuando empecé de ingeniero con 25 años. En ese momento tuve claro que no quería jubilarme a la edad impuesta por el Gobierno de turno, y en esto quizás me influyó el hecho de que mi padre falleció con anterioridad y tras sólo 1 años de plena jubilación; y pensé que jubilarme a los 45 años me daría para poder viajar como me gustaba. Fui demasiado optimista y me equivoqué: creo que finalmente me jubilaré a los 50 .

¿El camino ha sido duro? ¿Qué es lo que más te ha costado?

En absoluto, quizás porque tengo unos objetivos vitales diferentes a muchos y gustos más austeros. Pero esto es una elección, no una obligación. No pocas veces puedo haber sido tildado de tacaño o “cutre”, pero no lo veo así. He gastado cuanto he querido, pero malgastado poco. Por poner un ejemplo: Me gusta la comida japonesa, pero aunque pueda permitirme ir a Kabuki cada semana, prefiero el buen sushi a domicilio y dejar Kabuki para alguna ocasión especial … bianual

Si pudieras dar un solo consejo a alguien que quiere tener tanta libertad financiera como tú, ¿cuál sería?

Ajusta tu gasto al mismo nivel que el de un amigo tuyo que sabes que gana menos que tú y que sabes que es feliz, y si vives en pareja, que sea con alguien que gaste menos que tú.

 
0

Los mejores asesores de inversión de España

A todos nos encantaría tener un experto a nuestro lado que gestionase nuestras inversiones y nos hiciese ganar todos los años una media del 10% de rentabilidad.

Pero la realidad es bien distinta. Tal como hemos experimentado estos últimos años con las preferentes no te puedes fiar del director de tu sucursal bancaria para darte asesoramiento. Por eso tantas personas terminan teniendo que hacer ellas todo el trabajo sucio de gestionar sus inversiones.

¿Existe una solución a este problema?

La solución es Asesora.com. Te ofrece una lista de los mejores asesores financieros independientes en España. Para cada asesor tienes las opiniones de sus clientes, su formación, experiencia y titulación.

Además, puedes solicitar sin ningún coste una evaluación gratuita de tus inversiones donde podrás saber:

  • Qué productos estás usando que son buenos para tu banco, pero no para ti.
  • Dónde pagas una comisión excesiva o si estás corriendo un riesgo inapropiado.
  • Una recomendación concreta de dónde invertir tus ahorros para obtener mayor rentabilidad.
 
0

Monetizar el conocimiento

Eric Bernard es un amigo apasionado por el tema de la gestión del conocimiento. Aquí os dejo un artículo que ha escrito para nosotros, sobre el tema de cómo monetizar el conocimiento.

I – El micro conocimiento y las plataformas de micropago

2Cualquier conocimiento hoy en día, entendido como información que puede resultar de utilidad para otra persona, puede ser entendido como algo monetizable, es decir, algo que se puede convertir en efectivo, en dinero. El conocimiento se puede considerar un activo, es decir fuente de ingresos o de derechos de cobro, y la nueva plataforma o lienzo de la monetización y de la puesta en valor del conocimiento, es la red. Desde el apartado de las finanzas personales, al margen de lo que se contempla como profesión, el conocimiento puede ser una posible fuente complementaria de ingresos, que nutre el ahorro y la inversión, que es lo que permite plantear la posibilidad de alcanzar algo de libertad financiera, poder mantener el nivel de vida cierto tiempo, sin necesidad de trabajar o de alterar el nivel de vida.

Ese conocimiento que antes se podía considerar como algo que forma parte de la profesión o del capital humano, hoy se puede contemplar desde la óptica de la fuente de ingresos complementaria, asociado a una contraprestación que se puede generar en varias etapas u oferta de servicios, no solamente intercambiando capital humano o conocimiento aplicado por dinero, que es lo que ocurre cuando alguien trabaja en una empresa o por cuenta propia.

Nos encontramos por una parte con una cierta fragmentación de lo que puede resultar conocimiento monetizable. No solamente alguien que ha recibido formación en recursos humanos o en arquitectura, administración de empresas, albañilería o formación profesional, está en medida de ofrecer su formación, un cierto bloque de conocimiento y experiencia profesional, a cambio de dinero, en el mercado de trabajo. Gracias al desarrollo de la red, hoy en día estamos en la vía de poder monetizar lo que se podría llamar micro-conocimiento, la hoja de cálculo que sirve para presupuestar o hacer una previsión de ahorros futuros, una presentación en sitios como slideshare que tiene contenido relevante sobre un estudio de mercado o una explicación económica, o el tutorial de you tube, que se nutre de publicidad. A este micro conocimiento, se le asocia una micro-monetización.

El segundo punto de apoyo de esta nueva forma de ofrecer un servicio en forma de conocimiento, son las plataformas de micropago, como paypal, y posiblemente otras, respaldadas con medios de pago alternativos como bitcoin o blockstream. Alternativamente a ofrecer conocimiento asociándolo con un precio de venta, se puede considerar la donación, o el crowdfunding como formas de monetizar cierto conocimiento o idea de negocio, dejando a la comunidad que valore lo que se ofrece, no solo desde el punto de vista económico, sino también social. La valoración social del conocimiento toma relevancia en la red, frente a los tradicionales argumentos o ideas económicos de oferta y demanda.

El tercer punto de apoyo de la monetización del conocimiento es el desarrollo del micro star-system, la propia persona, que a través de su perfil profesional o de lo que presenta en las redes sociales, se convierte o se eleva a nivel de bién o servicio, más bién en algo más asemejable al show, o espectáculo, o al de la persona contemplada como ‘bién informador de utilidad para la comunidad‘, de algo que resulta de interés, no necesariamente conocimiento. En otros ámbitos, esto se puede ver con los youtubers que realizan tutorials, y con otros youtubers como el rubius que simplemente ofrecen videos cortos relatando su experiencia con videojuegos o en su vida diaria. Es pues relevante observar, que el conocimiento es solamente una parte de lo que una persona puede monetizar hoy en día, contemplando a la persona como un activo que se ofrece, que uno mismo ofrece a la comunidad.

 

II – La paradoja de la información gratuita

En el entorno del conocimiento, por otra parte, nos encontramos con la red, ante la paradoja de la informació3n gratuita, del conocimiento gratuito, del conocimiento aplicado gratuito o del servicio gratuito, como son los servicios que ofrecen sitios como facebook o linkedin. No cabe duda que a la gente le gusta compartir, opiniones, ideas, o conocimiento, facilitando el aprendizaje o desarrollo de habilidades y conocimientos a muchas personas, que casi siempre éstas últimas desconocen anteriormente. Hoy en día, todo o mucho conocimiento monetizable dentro de las distintas profesiones, está en la red. La cuestión o el cuello de botella, ya no es el acceso al conocimiento, sino el propio aprendizaje, posiblemente una de las nuevas claves de la monetización del conocimiento.

Simultáneamente, se observa también cierta precariedad laboral, la posibilidad de que un trabajo se quede obsoleto, sustituido por el ordenador, o por alguien que realiza ese trabajo de forma más barata en otro país, o en otra empresa, o en otras condiciones laborales, como asesor, o externo de una empresa, en vez de ser empleado indefinido.

La reconciliación de estos dos aspectos puede resultar un tanto inquietante: hoy en día, es necesario aprender más cosas, de forma sostenida, y a ser posible acreditadas, para alcanzar cierta estabilidad laboral o profesional, es decir una monetización estable del conocimiento, ya que muchas de estas cosas, que antes se valoraban con cierta prima, se convierten en algo corriente, no tan básico como leer y escribir, pero que muchas personas están en medida de ofrecer.

Una orientación pluridisciplinar, contemplarse como tal, entender el aprender y el aplicar conocimiento como una habilidad o metadestreza adicional, y adquirir acreditaciones profesionales frente a recibir el tradicional diploma, resultan ser nuevos ejes de la monetización del conocimiento en el trabajo y abren posibilidades de estabilidad en el trabajo, de creación de empleo, de nuevos ingresos, y de libertad financiera.

Puesto algunos de los nuevos ejes de crecimiento de la economía proceden de áreas en los que la tecnología y el conocimiento están presentes, la propia configuración de esta economía debería abarcar nuevas métricas, nuevas formas de medir la nueva riqueza de un país, y de la persona, nociones o valoraciones como el conocimiento interior bruto (CIB), medido en euros o en dólares, o en unidades de valor social, que pueden complementar a una medida más tradicional como puede ser el producto interior bruto o PIB. Esta nueva medida reflejaría las posibilidades que tiene el individuo en posicionar sus habilidades y experiencia profesional a través de micro valor añadido generado con nuevas herramientas disponibles en red, muchas veces gratuitas, o de posicionar bloques reconocidos o más tradicionales de conocimiento aplicado económico, el patente, los derechos de autor, o la marca registrada.

Posiblemente, gobiernos y los bancos centrales deban contemplar la posibilidad de emitir dinero respaldado por el conocimiento generado en la red, cuando ese conocimiento beneficia a otras personas. El conocimiento es un bien social, y la persona debe recibir recompensa por ese valor generado. Nuevas formas de micro propiedad intelectual podrían ser la respuesta a veinte años vista, el ‘knowledge-right‘, o ‘derecho de conocimiento‘, que complementaría al copyright, o derecho de autor, o la ‘explanation mark‘, la ‘marca de explicación registrada‘, que complementaría la marca registrada, lo que se denomina trademark en inglés, ambos aplicables a las hojas de cálculo, blogs, las presentaciones slideshare, o a los vídeo tutoriales.

 

III – La nueva valoración del trabajo y de la persona

Más allá de lo que puedan decir o indicar algunos agentes del mercado, véase empresas, o gabinetes de selección, posiblemente resulta saludable para cada uno, como miembro de la población activa, entender cual es el valor correspondiente a nuestra profesión o trabajo, de forma objetiva, en cuanto a la complejidad y el valor añadido que estamos aportando (más ingresos o menos costes para la empresa o a los clientes), y tratar de acreditar ese valor con varias opiniones, para generar un ‘suelo’ de compensación y de valor profesional monetizable, que una empresa o cliente no pueda echar abajo tan fácilmente, simplemente ateniéndose al mecanismo de oferta y demanda.

Por el momento, la monetización del conocimiento, muchas veces, se realiza en dos tiempos, uno correspondiente a la oferta de información o de un servicio altruista o gratuito para la comunidad, y otro, posterior, que permite ofrecer un servicio añadido o distinto, por ejemplo la publicidad en los vídeos tutoriales de youtubers, que sí se pueden monetizar, gracias a un volumen o número de usuarios interesados o reunidos por un contenido o conocimiento que es gratuito, y a la presencia de anunciantes aglomerados en plataformas de contenido masivo como lo es youtube.

La monetización directa del conocimiento no es algo muy común, la monetización ocurre en la segunda derivada, posterior. Una persona suela utilizar información disponible en la red para tener acceso a ejercicios o explicaciones que luego pondrá en práctica en una prueba de conocimientos que conduce a la acreditación profesional, que es la que le permite monetizar su conocimiento porque está reconocida. Un coach puede ofrecer una sesión gratuita mostrando parte de sus servicios a gente que podría estar interesada, y en una etapa posterior, cobrar al usuario o cliente por servicio más completo. En un marco más tradicional, la persona primero adquiere formación en la universidad, y luego se integra en el mercado de trabajo, aplicando y monetizando su conocimiento adquirido.

Cuando el conocimiento es el activo contemplado, para la persona que lo adquiere, y en concreto para el trabajador del conocimiento (en inglés knowledge worker), cualquier persona que trabaja con ordenador, el uso del tiempo disponible y la posibilidad de moldear ‘tiempo desestructurado’, es el nuevo dinero. Esto, en cierta forma, y la habilidad de aprender, es lo que tal vez, se asemeja más al propio dinero o más bién, al mecanismo de monetización. De nuevo paradójicamente, la persona llanamente interesada en aprender de forma genuina, simplemente por el placer de aprender, es la que puede llegar a realizar estudios complejos como el doctorado en física, que también paradójicamente, se valora en un área aparentemente distinta a la de física como la financiera, y se retribuye generosamente. El aprender por aprender, conocimiento aplicable o aplicado, se vuelve pieza clave en la monetización de ese conocimiento.

La habilidad con el aprendizaje y como abordar el tema de la vocación en el marco de una sociedad de conocimiento, son algunas de las cosas que contemplo en el libro que he escrito, el Compendio de Atenea, que va a publicar en un futuro próximo la editorial unión editorial, y al que podéis tener acceso aquí. Los cursos de formación hoy en día se miden en horas, no tanto en años, una vez entablada la etapa profesional, y esos cursos, se valoran en las ofertas de trabajo. De nuevo, monetización en dos tiempos, y anteriormente, una micro-inversión en formación, sostenida a lo largo del tiempo.

Así mismo, el número de seguidores en facebook o en cualquier blog, o de usuarios en cualquier plataforma, es lo que resulta monetizable para estas plataformas o para otros usuarios, y el acceso a este mercado de consumidores sociales es lo que empresas más tradicionales de consumo, o una entidad financiera que ofrece servicios de este tipo, pueden valorar, respecto a una comunidad cuyo objeto de inicio o fundamental, es o puede ser simplemente social. Resultan entonces muy relevante para las empresas y la propia formación del individuo, los aspectos relacionados con el comportamiento y la sociabilidad de la persona y de una comunidad. Entender como funciona la convivencia resulta algo de lo más provechoso hoy en día en el entorno de redes sociales. Esta forma de plantear la economía, no tiene mucho que ver, con lo que se ha venido viviendo y observando hasta ahora. Se aleja de baremos competitivos, favoreciendo lo social, requiere mayor cercanía con la comunidad, pide muchas veces, que lo que se ofrece, sea genuino, y no manipulado por una publicidad alejada del día a día de las personas.

5Frente a todos estos cambios, podemos dedicarnos a cultivar nuestra pequeña parcela propia de conocimiento con nuestras propias habilidades, con la óptica de un ‘artesano del conocimiento‘, centrado en entender los componentes del valor añadido que genera ese conocimiento, que puede ser modesto, y de cuidar su presentación final como lo hacía Stradivarius con sus violines, para el cliente que sea, interno, dentro de una empresa, o ajeno a la empresa o a su trabajo, en la comunidad. Esta actitud del artesano, aplicado al conocimiento, conocimiento descompuesto en bloques lógicos que aplanan la complejidad, y puesto de manifiesto con ordenadores, genera sensación de empoderamiento y permite dejar de lado o ir más allá de toda una serie de posibles argumentaciones o críticas procedentes del jefe o del directivo, si la situación es la de ser empleado o subordinado dentro de una jerarquía empresarial o de un tejido de negocio interdependiente. Con esta óptica del artesano, el trabajo rutinario deja de ser aburrido y cobra relevancia y significado, en sí.

Para fortalecer o favorecer la situación de libertad financiera, la persona puede tener un eje profesional principal, derivado de una carrera, pero también de una o más acreditaciones profesionales, que permitirá tener una comunidad profesional de apoyo. Desde esta base laboral, puede contemplar posibilidades añadidas o complementarias de posicionar o aprovechar su conocimiento o experiencia ofreciendo micro-conocimiento o aprendiendo en comunidades como quora, sobre algo que resulta relevante y de utilidad en su propia actividad profesional.

Eso requiere flexibilidad en la forma de abordar la etapa profesional, formas de reflexionar laterales y no solamente lineales, conciencia del nuevo papel sostenido de los micro-cursos de formación, y resiliencia, para mantener el equilibrio en situación de cambio permanente generado por una diversidad de opiniones en las redes sociales. Parte de la solución está en la propia comunidad, en formar parte e integrarse en alguna o varias comunidades en red, e ir moldeando la relación con esa comunidad, entendiendo como contempla el día a día. La sensación de comunidad y el grado en el que uno está integrado en ella, puede resultar a fin de cuentas, lo más provechoso en cuanto a monetización de conocimiento, y la comunidad y todos sus ejes de actuación, es lo que vendrá a ser uno de los puntos finales de la globalización en España, y en general.

Eric Bernard, analista financiero acreditado, miembro del instituto español de analistas financieros (publica artículos bajo el alias kihavah & shark)

 
0