topmenu

Disfruta de las cenas navideñas sin destrozar tu cartera.

Se acercan unas fechas magníficas para disfrutarlas en familia y con los amigos, pero ¡cuidado! El espíritu de la Navidad es DISFRUTAR y COMPARTIR, no GASTAR. No debemos perder esta visión. Pero qué duda cabe que parte de ese disfrute es regalar cosas bonitas a los que más queremos… Como esto no se puede obviar, hemos encontrado una magnífica lista de consejos que te ayudarán a comprar sin derrochar:

No hay fórmula mágica, pero sí una serie de consejos o indicaciones que te pueden ayudar ahorrar dinero:
1. Elabora una lista. Programa los menús teniendo en cuenta el número de comensales y sus gustos, y calcula un presupuesto. No compres de más. Ten en cuenta que, por ejemplo, la comida de Año Nuevo -si se ha trasnochado mucho- no es tan copiosa. Una idea: una crema de marisco -elaborada con antelación y congelada-, unos canapés, ensaladas de cuarta gama (listas para consumir) y un sorbete de cava con helado de limón te pueden sacar del apuro.

2. Haz espacio en el congelador. A primeros de diciembre habrá que ir descongelando (y consumiendo) los alimentos allí conservados para dar entrada a los que vamos a cocinar en las fiestas. Ya se sabe que según se aproximan esas fechas los precios suben. Mejor comprar todo lo que puedas con adelanto.
3. ¿Qué puedes congelar? Verduras, carnes y pescados (también algunos caldos y salsas) responden a esta pregunta. Compra barato y congela.
4. Comprar con cabeza… y también online. Para no salirte del presupuesto conviene tener en cuenta que muchos productos (sobre todo bebidas: cavas, vinos,licores…) se pueden adquirir a través de Internet a un precio más bajo. Y si no quieres comprar online, la Red sí te servirá para darte pistas y establecer comparaciones de precios en distintos establecimientos.
5. Pon las manos en la masa. Para aligerar gastos puedes preparar en casa algunos de los dulces navideños: mantecados, turrón, brazos de gitano… En el mercado cuestan mucho y además son menos saludables.
6. Forma un equipo. Con ayuda todo sale mejor. Si tienes hijos (y/o pareja), implícalos en las tareas; que te echen una mano en la compra, en la preparación de canapés, aperitivos y bandejas de dulces y también en la decoración de la mesa.

 
Sin comentarios todavía.

Deja un comentario