topmenu

El valor que tiene el precio de las cosas

Guillermo Moreno Cuevas

Todos los días adquirimos cosas que intentamos satisfagan nuestras necesidades. Para comprar necesitamos dinero, recurso hoy más que nunca escaso y limitado. Adam Smith fue el primero en decir que la gente adquiría bienes y servicios aparentemente innecesarios para equipararse o asemejarse a determinado grupo social. Lejos de querer dar una lección de principios económicos básicos quisiera hoy hacer hincapié en las diferencias entre valor y precio. Establecer dicha diferencia nos puede ayudar en una época de crisis y recesión generalizada.

Si os interesa analizar los impulsos y comportamientos de compra desde un punto de vista general de sociología del consumo, no hay nada mejor que vagar por un centro comercial o hipermercado y observar los impulsos de compra. Qué es lo que se adquiere primero, qué se piensa más antes de comprar y hasta qué se coge para volverlo a dejar de nuevo. Fijaros bien y veréis que los comportamientos de los consumidores pueden romper nuestros esquemas. Por poner un ejemplo, ¿sabéis cuál es uno de los supermercados DIA que más factura de la comunidad de Madrid?. No es el de Usera o el de Villaverde ni siquiera el de Argüelles o Chamberí, se trata del situado en el CC Sexta Avenida (La Florida), un lugar donde prestigiosas marcas de moda conviven desde hace más de 10 años con este supermercado rey del Low Cost. En él sus distinguidas clientas, que no escatiman en gastar grandes cantidades de dinero en ropa o servicio domestico, llenan sus carros mirando con lupa el precio buscando el ahorro.

Dejando de lado esta peculiaridad, en España ha sido muy común durante la última década que la gente pudiera priorizar compras en función de sus gustos y no de sus necesidades. Puede ser que necesitemos un coche, pero qué coche, me vale con un utilitario o priorizo en mi vida cubrir esta necesidad con un coche que refleje a los demás quién quiero que piensen que soy. Qué proporción de recursos tengo que destinar para satisfacer dicha “necesidad”. Es realmente una necesidad, me la he creado o me he dejado influenciar por la sociedad del consumismo que me ha empujado a tener esta dependencia de consumo.

En momento de contracción económica, los consumidores tenemos que anteponer los aspectos objetivos o qué podemos comprar, a los aspectos introspectivos, nuestros propios gustos y preferencias. Por lo que según lo que planteo yo aquí, ahora no podemos dejarnos llevar por la idea comúnmente aceptada que desde el punto de vista de la demanda, el consumidor antepone sus gustos y preferencias a los ingresos que tiene.

El precio de los bienes y servicios varía con gran rapidez, por ejemplo el precio de la tecnología baja cada día más pero los alimentos o los carburantes, entre otras cosas por las recientes subidas del IVA, suben cada día más. En este año 2012 el IPC superará en España el 3,5%. Con un poder adquisitivo mermado y con unos ciudadanos que cada día se aprietan más el cinturón, necesitamos hoy más que nunca que los conceptos de precio y valor altamente relacionados con la conducta no dependan tanto de el querer si no del poder. Pese a que, a priori, esto choque con la idea de que mientras que el ser humano se desarrolle en un contexto socioeconómico determinado tendrá que seguir queriendo dar el valor a las cosas en función del valor subjetivo y no en función del coste o posibilidades determinadas de la unidad de consumo.

Para que esto sirva de ayuda, si quieres vivir por debajo de tus posibilidades, lograr la ansiada libertad financiera y, en definitiva, vivir mejor siendo más feliz y menos dependiente, sé consciente de tus posibilidades reales. Diferencia antes de adquirir un bien o servicio entre el precio objetivo que tiene, las necesidades que vas a cubrir y el valor objetivo que tienen para ti.

Guillermo Moreno Cuevas

Analista de tendencias de mercado

Image courtesy of Jomphong / FreeDigitalPhotos.net
 

Una Respuesta a El valor que tiene el precio de las cosas

  1. GF 16 noviembre, 2012 en 19:25 #

    Interesante artículo, detalle curioso el del DIA de la Sexta Avenida de Madrid.

Deja un comentario