topmenu

¡Pagar 2.700 euros en el IRPF de este año es posible!

Todos debemos de tener presente cómo está nuestra cartera antes de finalizar cada año. En el artículo siguiente, nos cuentan algunos trucos para, si es posible, ahorrar un buen dinero en el pago del IRPF e invertirlo de manera mas rentable para nosotros.
El 2011 se acaba y no está de más repasar las opciones que ofrece la legislación tributaria para ahorrar en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Con una serie de inversiones o gastos, los ciudadanos pueden reducir el importe de la declaración o aumentar su devolución. El ahorro puede alcanzar los 2.700 euros.

La vivienda es lo que ofrece más posibilidades. Este año hay novedades, para bien y para mal. La mala noticia es que quienes hayan comprado casa en el 2011 no podrán beneficiarse de la deducción general. La buena es que se amplía el catálogo de bonificaciones por rehabilitación, mejora o adaptación.
Para quienes compraron antes del 2011, Hacienda mantiene la deducción del 15 % con amortizaciones anticipadas de las hipotecas hasta un máximo de 9.015 euros. El Gobierno limitó las bonificaciones a las rentas inferiores a 24.107 euros, con un importe máximo de 9.040 euros. La deducción también es del 15 %, pero cuando la renta supera los 17.707 euros anuales disminuye progresivamente, hasta llegar a cero para los perceptores de esos 24.107 euros. Otra vía de ahorro son las obras para mejorar la eficiencia energética, higiene, seguridad, accesibilidad…. Dan derecho a una deducción del 20 % hasta un máximo de 1.350 euros.
Abrir una cuenta vivienda antes de fin de año, siempre que se gane menos de 24.107,20 euros, también tiene premio. De igual modo, podrán deducirse el 15 % de los fondos aportados, hasta 9.000 euros, a una cuenta ahorro-empresa, cuyo saldo deberá destinarse en cuatro años a constituir una nueva sociedad.
Los técnicos de Hacienda recuerdan que también se ahorra engrosando el plan de pensiones (entre el 24 y el 46 % ), con límites de 10.000 euros o el 30 % de los ingresos con carácter general, y 12.500 euros o el 50 % para mayores de 50.
Otra vía de ahorro es aportar donativos a partidos (10 %), oenegés (25 %) y fundaciones (30 %). Y no hay que olvidar las deducciones por nacimiento de hijos, alquiler de vivienda, anualidades a descendientes y pensiones de separación o divorcio, por convivencia con ancianos, por discapacidades del declarante o sus familiares y las cuotas de sindicatos o colegios profesionales.

 
Sin comentarios todavía.

Deja un comentario