topmenu

Si no quiero tener peor coche que mi vecino, quizás deba de cambiarme de casa

Guillermo Moreno Cuevas

Una alternativa para vivir por debajo de tus posibilidades es mudarte de casa o, incluso, de barrio. La estrategia empresarial de Downsizing, tan en boca de todos por la recesión, también se puede aplicar a la economía doméstica. Se trata de reajustar tu economía personal o familiar a vivir por debajo de tus posibilidades reales.

Para ello, el mudarse de una zona residencial a otra más económica, puede ser una alternativa para vivir con mayor holgura económica. Pero ten en cuenta que una decisión así no es tan fácil como parece. Como dice el refrán, “es muy fácil pasar del Panda al Porche pero del Porche al Panda no”. Un movimiento como el que planteo puede ocasionar múltiples trastornos personales, familiares y sociales como cambios de vecindario, de colegio, modificación de hábitos diversos, etc.  Cambiar de domicilio a una zona más económica afectará, queramos o no, a nuestro estatus. Las personas tratamos de cuidar nuestra posición social durante nuestras vidas, dónde estudiamos, dónde compramos, cómo vestimos, dónde salimos e incluso por dónde nos movemos. Sea cual sea el entorno donde nos movamos, el mantener un determinado nivel condiciona muchos de nuestros comportamientos de consumo. Para tomar una decisión así es muy importante el valorar el coste de oportunidad de esta decisión y, si es demasiado alto y la necesidad no nos ahoga, quizás no sea tan interesante este movimiento.

En una nueva realidad socio económico como la se nos ha planteado y en la que casi todos, queramos o no, y por primera vez en décadas vamos a menos, el vivir por debajo de tus posibilidades debe de ser una realidad en nuestras vidas.

Si estás de alquiler en una determinada zona, quizás puedas vivir más tranquilo mudándote a zonas más asequibles.

Seguro que en 7 km a la redonda, podrás encontrar casas a mejor precio. Si realizas un movimiento estratégico, podrás ahorrarte entre un 10% y un 25% en tu mensualidad de alquiler. Pero ten en cuenta que cuanto más te alejes del centro urbano, tus gastos de transporte también aumentarán, además de otros costes no económicos como el madrugar más y emplear más tiempo en desplazamientos si te alejas del trabajo o disfrutar menos de tu tiempo libre.

Para todos los que habéis comprado después del 2002, si no es una necesidad imperiosa y de extrema necesidad y si no queréis perder varios miles de €, aguantar y seguir pagando hasta que mejore la situación. Es una realidad que desde 2006 (máximos históricos del precio de la vivienda) la vivienda ha bajado entre un 30% y un 40%.

Según publican recientes estudios estadísticos, las métricas indican que en España el precio de la vivienda en 2012 se ha situado ya a niveles de 2002. Si has comprado en 2001 o antes, plantéate vender por lo que tu casa valía en el 2002 y, si te compensa, vende y vete de alquiler o cómprate una casa en una zona más económica.

Reflexiona bien antes de tomar una decisión y recuerda la ley del 33%. Ahí encontrarás útiles ideas para saber cuánto debes gastar en vivienda.

Guillermo Moreno Cuevas

Analista de tendencias de mercado

Image courtesy of Stuart Miles / FreeDigitalPhotos.net

 
Sin comentarios todavía.

Deja un comentario