topmenu

Truco 4: ¡Deshazte de tus deudas, ya!

Todos los días, en todos los medios de comunicación imaginables te bombardean con mensajes publicitarios ofreciéndote facilidades de pago:
¡Compra ahora y no pagues hasta septiembre!o ¡Te lo financiamos al 0% de interés durante los seis primeros meses!

Puede parecer que todo son ventajas pero hay que tener en cuenta los tres grandes peligros de endeudarte:

Gastas más de lo que necesitas. Con esas financiaciones consiguen hacer que compres más cosas de las necesarias.
Te cuesta mucho más dinero que pagar al contado ya que tienes que pagar los intereses.
Te conviertes en esclavo del dineropor la necesidad de hacer frente a los pagos mensuales: adiós a tu libertad.



¿Si quieres reducir tu deuda, qué debes hacer?

El primer paso es muy sencillo: no endeudarte más. Este es el paso más difícil, porque una vez nos acostumbramos al crédito, es difícil parar.

El segundo paso es deshacerte de tu deuda actual. Una forma muy efectiva es la siguiente: utilizar el dinero que preahorras cada mes para pagar tu deuda más pequeña. Una vez la hayas pagado, utilizar el dinero que pagabas todos los meses por esa deuda para ayudarte a pagar la siguiente, y así sucesivamente hasta que termines con tus deudas.

Por ejemplo, imagínate que tienes tres deudas:

1º – Un préstamo personal a 1 año, por el que pagas 150 euros al mes.
2º – Un préstamo por el coche a 3 años, por el que pagas 100 euros al mes.
3º – Una hipoteca a 30 años por la que pagas 700 euros al mes.

Empiezas con la deuda más pequeña: el préstamo personal. Decides utilizar los 300 euros que preahorras todos los meses en pagarla, así que en seis meses la has liquidado. 

Después utilizas esos 150 euros más el dinero de preahorro para pagar el préstamo del coche: ahora ya tienes 450 euros cada mes pagando la deuda y la liquidas en menos de un año. Después te dedicas a pagar la hipoteca, pero ahora cuentas con 550 euros extra al mes.

Como ves, este método acelera el ritmo al que pagas tus deudas y además tiene un importante efecto motivador: vas venciendo a tus deudas, una a una sin grandes esfuerzos van desapareciendo.

Fotografía: pastorcortes.net



 
Sin comentarios todavía.

Deja un comentario