topmenu

Archivo | Finanzas personales

Gestionar bien tu carrito de la compra I

Todos vamos a hacer la compra pensando “hoy no voy a gastar mucho”, y así creemos hacerlo hasta que llegamos a la caja y…¡Oh, sorpresa! Una vez más nos hemos pasado del presupuesto. Para evitarlo aquí os dejamos un interesante post sobre cómo hacer la compra de manera eficaz.
Hacer siempre una lista de lo que necesitamos.
No solo la lista nos ayuda a no olvidar lo que veníamos a comprar, pero nos permitirá reconocer aquellos artículos que no teníamos previsto comprar. Si es porque nos falto incluirlos en la lista, no pasa nada, pero si es algo que en el fondo no necesitamos, podremos decidir si lo acabamos comprando o no de forma consciente, y no compulsiva.


Nunca ir a comprar con el estómago vacío.
Nuestro estado de hambre influye enormemente en las compras. Si tenemos el estómago vacío, vamos a tener tendencia a comprar más comida de la que necesitamos, y en particular artículos que no son buenos para nuestra salud como chucherías, galletas o aperitivos.

Recorrer la tienda siguiendo un patrón lógico.
Si recorremos la tienda siempre de forma exhaustiva y lógica, pasillo por pasillo, siguiendo nuestra lista, nos aseguraremos de hacer una sola pasada, y como estaremos pendientes del orden, seremos menos sensibles a compras compulsivas.

Revisar siempre los precios basándose en el precio unitario.
El volumen de un envase puede ser engañoso, igual que a veces los tamaños familiares no salen más baratos que otros más pequeños. La única forma de saberlo es comprobar el precio unitario (por kilo, por litro, por unidad) que aparece en la etiqueta.

Apuntar los precios de los productos más habituales.
Incluso cuando hacemos la compra semanalmente, puede resultar difícil recordar todos los precios de los principales artículos. Apuntarlos nos permitirá compararlos con otros supermercados y elegir donde nos interesa más comprar. Incluso podemos especializar nuestra compra por tienda (la fruta en una, los refrescos en otra, la carne en una tercera), siempre que no nos complique demasiado la logística.

Probar otras marcas más económicas.
Evidentemente, no vamos a sacrificar todo al precio. Algunas versiones de marca blanca de productos muy conocidos son bastante malas, pero otras a cambio son excelentes, e incluso a veces las producen las mismas empresas que la marca conocida. Para saberlo, y puesto que todo depende del gusto de cada uno, la mejor solución es ir probando los productos de marcas blancas o de marcas más económicas (por ejemplo un par de productos a la semana). Si nos gusta, ya habremos conseguido un ahorro duradero y sino estaremos mejor informados.

Comodidad o precio.
Los supermercados nos ofrecen a menudo unos productos listos para el consumo, que agradecemos mucho pero en algunos casos la ventaja que conllevan no compensa el sobre coste. Por ejemplo, la lechuga ya cortada y lavada puede costar 4 veces el precio de una lechuga normal. Lo mismo pasa con muchas otras frutas y verduras, o con algunos platos preparados sencillos. Evidentemente, esto depende de la prioridad de cada uno, pero si disponemos de un poco de tiempo, nos merece la pena complicarnos un poco y ahorrar.
No solo la lista nos ayuda a no olvidar lo que veníamos a comprar, pero nos permitirá reconocer aquellos artículos que no teníamos previsto comprar. Si es porque nos falto incluirlos en la lista, no pasa nada, pero si es algo que en el fondo no necesitamos, podremos decidir si lo acabamos comprando o no de forma consciente, y no compulsiva.


0

Gestionar bien las comidas II

Tras el éxito de “Gestionar bien las comidas I”, os dejamos unos cuantos consejos más que sin duda os van a ayudar con dos temas: ahorrar dinero y alimentarte mejor.

Utiliza los cupones del supermercado, o por lo menos presta atención a las ofertas.


Cocina el doble que necesitas y congela la mitad. Así, cuando no tengas tiempo, en vez de llamar por una pizza puedes calentar algo del congelador.


Descubre la sopa casera. Es barata de hacer, sabrosa, te llena y es económica.



De vez en cuando – cocina desde cero. Es mas barato que utilizar comida preparada (yo suelo hacer una salsa de tomate el domingo que nos dura toda la semana.).


Cubre las ollas mientras cocinas. Consumirás menos energía.


Utiliza tu imaginación y reinventa las sobras convertiéndolas en nuevos platos.


Haz pequeños agujeros en bolsas ziploc y guarda tu verdura en ellas – extenderá su vida.


Utiliza leche en polvo en tus alimentos horneados – hay poca diferencia en sabor y mucha diferencia en dinero gastado.


Revisa tus recetas. Si en una receta se necesita medio kilo de ternera y solamente tienes 250g, podrías preparar la receta con lo que tienes en vez de volver a la tienda para comprar más. Con muchas recetas es fácil simplemente sustituír y eliminar ciertos ingredientes.


Empieza con horticultura. Si tienes el terreno es más que posible cultivar un poco de tu propia comida.


Come más vegetariano. La carne muchas veces es el ingrediente más caro de un plato. Descubre lentejas y garbanzos que sustituyen maravillosamente la carne como proteína.


0

Gestionar bien las comidas I

Es difícil encontrar una casa en la que no se despilfarre dinero en comida: platos precocinados, tirar productos caducados, alimentos se pierden en la nevera para siempre… Aquí os dejamos un magnífico post sobre cómo gestionar bien nuestra cocina y además, ganar en calidad en nuestra alimentación.
Si cocinas para muchos, enséñales a que te avisen: ¿qué madre o padre no ha tenido la comida preparada y de repente recibe una llamada de teléfono del pequeño diciendo que se queda a comer en casa de su primo? Prácticamente nos ha pasado a todos, y aunque en muchos casos ese almuerzo es aprovechable en otros muchos acaba en el fondo del cubo de la cocina o en el compostador, enseña a tus hijos y a tu pareja a avisarte con antelación si no irán a comer.

Planifica bien los menús: muchos somos los que aprovechamos las verduras para hacer purés o el pollo cocido para las croquetas, pero claro si no planificamos bien lo que vamos a comer durante la semana nos resulta imposible. Intenta que las fechas te cuadren, por ejemplo si vas a hacer pollo cocido al medio día procura tener tiempo para hacer las croquetas después.
Olvídate de las medidas a ojo, una pizca, un dedo, un puñado ¿eso qué es? Sé que los que cocinamos habitualmente no vamos a coger un vasito para ponernos a medir cada vez que tengamos que echar algo al fogón, pero por ejemplo a la hora de seguir una receta puede ser muy útil para poner la cantidad justa
Revisa la fecha de caducidad en los alimentos, tanto a la hora de comprar, eligiendo siempre aquellos que tienen una fecha de caducidad posterior, como en tu despensa. ¿A quién no se le ha caducado alguna vez un paquete de galletas por despistarse y no mirarlo a tiempo? A la mayoría, no hablemos de productos más perecederos como los yogures.
Aprende a cocinar para uno o para dos: muchos de nosotros tenemos el problema de que no sabemos cocinar para uno, de manera que cuando comemos solos hacemos más comida de la debida y acaba siempre en la basura, cuando comas sola intenta hacer recetas que te dejen calcular los ingredientes para una persona de forma exacta, así no tendrás problemas.

0

Aprovéchate de los Centros Comerciales II

Tras “Aprovéchate de los Centros Comerciales I”, os dejamos este post que completa todos los truquillos que podemos seguir en estos establecimientos.

No firmes contratos de permanencia, sobre todo en casos de telefonía o Internet. Te darán un móvil o router que pronto quedará obsoleto aunque sea el último modelo a un precio menor, pero te tendrán atado a esa compañía impidiéndote aprovechar cualquier otra oferta y obligándote a abonar unas cuotas o consumos mínimos mensuales. Sale más rentable, aunque no lo parezca en absoluto cegados por la avaricia de conseguir un móvil “ya”, comprar por ejemplo un móvil libre en el mercado de segunda mano y una tarjeta prepago o de contrato sin permanencia ni cuotas mensuales.
Vete de tiendas a los centros comerciales, pero compra por Internet, el ahorro que puedes conseguir es más que importante y perfectamente seguro, sobre todo en el caso de aparatos electrónicos o productos de lujo. Un comercio online no tiene que pagar empleados que soporten indecisos, electricidad, locales, bolsas y elementos físicos, etc.
Compra a veces 1, aunque haya 3×2 Aunque parezca ilógico hacer esto, en realidad casi siempre se trata de vendernos algo que en realidad no necesitábamos. Si necesitas solo uno, no compres dos, a la larga saldrás ganando.

Solicita tarjetas de crédito en promoción “-20% en gasolina, un viaje gratis, etc”, úsalas para abonar u obtener la promoción que sea y una vez hecho esto coge unas tijeras y córtalas por la mitad para volver a solicitarlas pasado un año.
Aprovéchate del precio mínimo garantizado. Ésta táctica es muy efectiva pero se basa exclusivamente en la certeza de que muy rara vez el consumidor realmente compara precios una vez adquirido un producto. Compara un par de días antes de que finalice el periodo de esta garantía en diversos comercios y vete a reclamar tu parte. Webs tipo http://www.priceprotectr.com o comparadores de precio como kelkoo pueden resultar los aliados perfectos para descubrir el precio más bajo realmente.
Compra fuera de temporada. Comprar ropa de invierno en las rebajas de primavera es algo que puede parecer raro, pero proporciona un gran ahorro. Sobre todo huye en rebajas de las estanterías de “nueva temporada”, que es donde el centro comercial quiere que vayas…
Compra accesorios y complementos en ebay o distribuidores mayoristas. Los cables, conectores, mandos a distancia, lociones de pelo, etc., son productos que se compran muy de vez en cuando y sobre-tasados por los centros comerciales, en otros sitios se pueden conseguir a menos del 50%, ¿o consideras que algunos euroconectores que no llegarían a 1€ pueden estar a la venta en centros comerciales por más de 10€?

0

Unas cuantas claves y… ¡A vivir la vida!

El dinero SÍ da la felicidad, ¡claro que la da! Podemos comprarnos cosas, tener un maravilloso seguro médico, podemos vivir cómodamente en un piso grande, podemos disfrutar de estupendas comidas, ropa de diseño, el mejor cutis del mundo… Podemos tener tantas cosas… ¡Pero lo más importante que nos da el dinero es LIBERTAD! 

Sí, y con LIBERTAD estamos hablando de: tener más vacaciones o ¡no trabajar en absoluto!, dedicarte a tus hobbies, a tus hijos, a tus familiares; no sufrir todas las noches haciendo cuentas para llegar a fin de mes… ¡o que nos despidan! También podremos tener mejor salud ya que tendremos tiempo para ir al gym ¡o que venga el entrenador a casa!.

Pero, para conseguir todo ello, para conseguir la libertad que necesitas, cosa que es posible aunque tengas un sueldo “mileurista”, lo primero, lo FUNDAMENTAL es cambiar tu manera de pensar… Horacio ha empezado a hacerlo.
Capítulo 1:

Horacio está harto de su esclavitud económica
0

Aprovéchate de los Centros Comerciales I

Aquí os dejamos la primera entrega de un estupendo post en el que nos cuentan cómo aprovechar verdaderamente la compra en los centros comerciales.
El merchandising, la publicidad, la promoción de ventas, etc consiguen que hagas lo que los centros comerciales QUIEREN que hagas, pero ¿qué pasaría si decidieras hacer lo que ellos NO QUIEREN que hagas? Ésto es una recopilación de trucos para ahorrar deprisa aprovechandote de sus tácticas.

Aprovéchate de las “ofertas cebo”: esas a precios sin competencia creadas para atraer la atención del cliente y dar la impresión de que un centro tiene los mejores precios aunque en realidad no sea así. Son esas que aparecen a todo color en los catálogos y sobre todo esas en las que suele leerse “no más de 5 unidades por cliente”, por ejemplo. Cuando un centro vende la leche de oferta a 0,60 lo recuperará después al venderte el cafe a precio estandar, supongo que me explico, pero ¿qué pasa si sólo compramos leche? Compra exclusivamente productos anunciados en el catálogo con ofertas que estaba en tu buzón, normalmente no encontrarás todo, pero haciendo algo de acopio de productos (unos 2 meses) se puede tener absolutamente de todo a precio de coste.
No compres a crédito, pero “usa” los créditos de los comercios: Numerosos centros comerciales tienen sus tarjetas de pago u ofrecen comprar ahora y pagar dentro de 6 meses o en 12 meses sin intereses, por ejemplo. Éstos créditos se basan en el cobro de intereses abusivos en el caso de impagos pero si aseguramos el pago por ejemplo dejando el dinero “quieto” en el banco, en una cuenta remunerada, pueden ser muy beneficiosos a los pocos meses, porque terminas ganando tú los intereses que no te cobran.

No pagues por “extensiones de garantía” o similares: sobre todo en lo referente a productos electrónicos se atemoriza al consumidor incitandole a contratar un seguro extra o una extensión mayor de garantía. ¡Jamás lo hagas! Este tipo de coberturas extra también están muy estudiadas para ser muy rentables solo para el centro comercial, y practicamente nunca llegan a servir para nada.

0

Lo que te sobra…¡Véndelo por internet!

Todos tenemos cosas en casa que nos sobran o no usamos. Almacenar cosas no nos sirve de nada más que para ensuciar nuestro hogar, así que aquí os presentamos un post en el que nos dan la clave para deshacernos de esos objetos, ropa, etc…, que ya no usamos, y además… ¡sacarle un poco de rendimiento!

Internet te ayuda a ahorrar


Hoy os quería comentar una nueva forma de vender por internet para los que tenemos poco tiempo o ganas. Todos tenemos cosas en casa, a veces seminuevas, que por distintas causas, ya no utilizamos. 

Una manera habitual de poder venderlas y sacar un dinero extra es a través de ebay, pero en este caso, tenemos que preocuparnos de poner el anuncio, hacer unas fotografías a lo que queremos vender, y luego enviarlo por correo.



Otra forma es venderlo a alguien de nuestra ciudad, por ejemplo, a través de webs como segundamano, es este caso, igualmente, tendremos que poner un anuncio y quedar con el interesado para la entrega del producto.

Y por último, podemos hacer que nos vendan nuestros artículos por internet, sin preocuparnos de nada más. A esto es a lo que se dedican en la franquicia Vendelo.


Es posible que exista una de estas franquicias en tu ciudad. En este caso, llevas los artículos a vender a su tienda, acordáis un precio y ellos se encargan de venderlo por internet y de enviarlo por correo, eso sí, a cambio de una comisión de aproximadamente el 30% del precio de venta.


Vía trucosparaahorardinero
0

Curso online gratis: Aprende a preahorrar

Este curso online te enseñará las claves para mejorar tu economía doméstica, llegar mejor a fin de mes y finalmente, obtener más tiempo y más dinero para ti y los tuyos, o lo que es lo mismo: la felicidad.
Tienes todas las herramientas aquí disponibles para aprender a:
1. Ahorrar más que el 95% de la gente.
2. Comprarte una casa sin atarte a una hipoteca.
3. Invertir sin arriesgar tu dinero.

¡Comienza aquí y en poco tiempo nos contarás cómo va mejorando tu vida!

0

Compras Low-Cost a través de Internet: una buena ayuda a tu bolsillo.

Estamos en Navidad con todo lo que eso conlleva: familia, celebraciones, alegría y GASTO, MUCHO GASTO. Así que aquí os dejamos un buen artículo para aprender a comprar utilizando internet y conseguir buenos artículos con unos descuentos muchas veces, espectaculares.
ropa low costVivir Low Cost, una opción muy rentable:
Consejos e ideas para saber llevar una vida low cost, utilizando diversas herramientas que nos ofrecde internet pero haciéndolo de forma inteligente.

La crisis que estamos viviendo en estos últimos tiempos, es sin duda la culpable de que hayan cambiado diferentes aspectos de nuestras vidas, o incluso modificado ciertos hábitos de consumo.
Y es que el consumidor se ha dado cuenta que el comprar productos baratos no significa comprar baja calidad. Así que, esto de comprar low cost se ha convertido incluso en una moda y quien no lo hace ya es un bicho raro.
¿Estaríamos ante un nuevo concepto de consumo, y que algunos se atreven a denominar como “consumo inteligente”?.
Digamos que ahora tenemos el poder de decisión a la hora de dejarnos el dinero en uno u otro sitio, y nos ayudamos, utilizando las herramientas que también han nacido de esta tendencia, los comparadores de precios. Hasta las grandes marcas se han apuntado al carro, como por ejemplo El Corte Inglés, que ha sacado una Web de ventas privadas low cost.
Se podría decir que Internet juega en esto un papel importante para poder conseguir nuestro objetivo de “vivir low cost”, como bien nos dicen las autoras del título de este libro.
El universo low cost cada vez se está haciendo más grande y abarca más y más servicios, pero debemos saber aprovechar este momento con cabeza y no sucumbir a cualquier oferta por el simple hecho de su bajo precio. Recordad que debemos hacer un consumo inteligente.

0

Comparar precios, marcas blancas, pagar en efectivo… Pasos esenciales para mejorar al gestión de tu dinero.

¿Ese sueldo no llega a final de mes? Te ocurre lo mismo que a un número enorme de personas en el mundo. No podemos sacar una varita mágica y hacer que suba tu salario, pero sí podemos decirte algunas cosas para que puedas estirarlo un poquito más…
Cómo estirar tu salario.
Las asociaciones de consumidores UCE y CEACCU han aconsejado a los ciudadanos sobre las medidas que han de tomar a la hora de enfrentarse a la crisis en los hogares.

  • Aprovechar las ofertas, comparar precios. Pero ojo, a veces los populares ‘3×2’ no son tal ganga ya que, en ocasiones, el precio por unidad es más elevado.
  • Optar por las marcas blancas que son hasta un 30% más baratas que las enseñas más conocidas. De hecho, su avance es cada vez más fuerte. Según datos del sector, las marcas del establecimiento alcanzan ya el 29% del mercado, 5,5 puntos más que hace un lustro.
  • Comprar los productos de temporada , que son siempre más baratos.
  • Adquirir los alimentos frescos en pequeños comercios o mercados regionales mejor que en las grandes superficies y supermercados.
  • Llevar siempre la lista previa de la compra y no salirse de ella (puedes ahorrar entre un 20 y un 30%). Algo que suele resultar difícil ya que los expertos en marketing y publicidad de las compañías colocan ciertos artículos en lugares estratégicos para llamar la atención del consumidor. Un ejemplo, siempre hay chucherías en las cajas de cobro. Un goloso reclamo para los más pequeños.
  • Mejor pagar en efectivo que con tarjeta para ser más conscientes de lo que se gasta.
  • Poner la lavadora y el lavavajillas cuando estén completamente llenospermitirá ahorrar un 30% de la factura.
  • Tener controlado el termostato de la calefacción para no gastar energía innecesaria.
  • Usar electrodomésticos de clase A, que son aparatos más caros, pero a la larga abaratan la factura, consumen un 55% menos. A lo largo de su vida útil, pueden ahorrarnos 600 euros. Por el contrario, los de tipo G son los más derrochadores.
0